El Palmar: cicloturismo y fotos nocturnas

El plan era pasar una noche haciendo fotos de la Vía Láctea en el Parque Nacional el Palmar de Entre Ríos, ubicado a 360km de Buenos Aires, con 5 colegas fotógrafos. El clima era favorable ya que se pronosticaba cero nubosidad, y así resultó ser.

Pero esta es solo una parte de la historia. Mi historia comienza en San José, con una aventura que venía planeando hace un tiempo. Unir esta ciudad con el Parque Nacional El Palmar en bicicleta. Además de acampar una noche y regresar al otro día. Pero para sumar más atractivo y más paisajes y vistas para fotografiar pensé en un camino alternativo. Recorrer 80km por caminos y pueblos rurales, evitando la Autovía 14.

saliendo a la ruta al amanecer

Los caminos rurales del Departamento de Colón en Entre Ríos suelen ser divertidos para hacerlos en bicicleta. Dependiendo mucho del clima, se puede tener un suelo firme, barro profundo, o piedra suelta, sin nombrar la arena de los caminos próximos a la costa de Río Uruguay. De todas estas variantes, fue arena y piedra suelta la que me sorprendió en esta oportunidad debido, en mayor medida, a la escasez de lluvias de las últimas semanas. Esto dificultó enormemente la travesía. Sumado al calor imperante que atacó en el último tramo del viaje, hizo que mi ingreso a El Palmar no fuera muy grato.

frente de una casa en Colonia Hocker

Una de las cosas que más me gustan de andar por los caminos rurales es la cantidad de posibilidades que tengo de hacer fotos, libremente y sin la urgencia de la ciudad donde las cosas se suceden a un ritmo frenético. Tiempo para pensar y reflexionar, al ritmo de la bicicleta. Siendo verano, además, uno está obligado a salir temprano para evitar el calor. La luz del amanecer, entonces, se convierte en la protagonista que baña los campos y la vegetación.

un árbol en el campo

En esta ocasión mi bicicleta me llevó hacia dos pueblos, Colonia Hocker y La Clarita. Ambos con esa apacible vida de campo, silenciosa por momentos y con esas casas de muchos años sin ninguna pretensión de ser mejoradas. Mi llegada a ambos pueblos fue muy temprano, cuando aún había poca gente andando en la calle, de todos modos, no creo que sean lugares donde haya mucho movimiento.

Entrando a El Palmar

Ya entrado el mediodía y luego de mucho pedalear, el calor comenzaba a presionarme. La arena y la piedra suelta del camino iban en aumento. Desde el acceso a la reserva hasta el camping me ofrecieron mucha resistencia, hasta por momentos tener que bajarme de la bicicleta y caminar. En el camping me esperaban 5 colegas fotógrafos que habían llegado desde Buenos Aires en auto con el propósito de compartir una jornada registrando la naturaleza y los cielos nocturnos de la reserva.

la Vía Láctea en El Palmar

Para quienes estamos acostumbrados a ver el cielo en la ciudad, mirar hacia arriba en un lugar con poca contaminación lumínica, impacta. La cantidad de estrellas es abrumadora. Aquellas que se pueden ver en las regiones más pobladas, aquí cobran un protagonismo especial. Las tres Marías (el cinturón de Orión), La nebulosa de Magallanes y estrellas fugaces. Hasta diminutos puntitos que se mueven a gran velocidad, los satélites de comunicaciones que orbitan nuestro planeta. Todo cobra otra dimensión. Pero lo que más impacta es la Vía Láctea. Esa inmensa columna de estrellas que cruza el cielo.

amanecer en el río

Luego de pasar varias horas debajo de las estrellas, decidimos volver a las carpas. La idea era despertarnos antes del amanecer y fotografiar la salida del Sol. En definitiva también es una estrella. Detrás del camping un sendero nos llevó hasta una pequeña playa a orillas del Río de los Loros. El cielo comenzaba a cambiar de color rápidamente. En menos de media hora, el paisaje cambió radicalmente y todas las fotos resultaron con una luz y colores distintos.

reflejos de palmeras en el agua

Sin dudas una gran experiencia, que me dejó completamente satisfecho ya que no faltó nada, bicicleta, fotos y buenas compañías.

Más fotos en mi página de Facebook, haciendo clic aquí.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *