Entendiendo la luz natural

La hora dorada, es el momento del día más conocido para hacer fotos. Pero muchos tal vez no prestaron atención a los momentos previos y posteriores a esta. Incluso que sucede a nuestras espaldas cuando estamos contemplando el Sol poniendose por el Oeste. Menos que menos que pasa durante el amanecer porque generalmente a esa hora estamos durmiendo.

En esta historia les voy a contar cuáles son esos momentos y cómo aprovecharlos para hacer fotos increíbles y por último, les voy a contar como hacer fotos con el cielo rosado.

Cuando se está de viaje, o vacaciones vamos a los lugares de interés con la única premisa de visitarlos y conocerlos. No prestamos mucha atención al horario en el que iremos a ese lugar salvo por una cuestión práctica. Ese momento muchas veces es el peor fotográficamente hablando, y no lo digo porque este lleno de gente como suele pasar en sitios turísticos. La luz al visitar esos lugares suele ser la disponible, la luz del pleno día con el Sol en alto. Contrario a lo que podemos pensar, ese momento del día es cuando el Sol ilumina todo de igual manera.  Entonces podemos obtener una toma “luminosa” por decirlo de alguna manera. Pero al estar el Sol tan alto, se generan sombras muy marcadas y oscuras (duras le decimos los fotógrafos). El asunto es que sin prestar atención a como ilumina el Sol, terminamos teniendo fotos super descriptivas donde todo está iluminado por la misma calidad de luz.

Entonces, decimos. ¿Qué bueno hubiera quedado un atardecer en este lugar?, o con las luces de la calle encendidas hubiera sido otra foto. No queda otra que planificar la toma y estar en ese lugar a la hora indicada, o tener un poco de suerte y estar en ese momento, o solo esperar unos minutos y ver como todo cambia ante nuestros ojos.

La luz solar interactúa con nuestra atmósfera y con la forma esférica de la Tierra durante todo el día y la noche de modo que nunca percibimos la misma luz durante las 24 horas. Sin embargo, hay dos momentos críticos donde esta luz cambia radicalmente en poco tiempo. Son los llamados crepúsculos. Son los momentos de transición en los que el Sol se asoma por el Este al amanecer y se pone en el Oeste al atardecer.

En estos dos momentos que duran unos cuantos minutos no sólo hay cambio en la intensidad de la luz, sino además, en la calidad y el color de la misma debido a que el espesor de la atmósfera interactúa filtrando los rayos solares. Así podemos identificar 2 momentos claves, la hora dorada y la hora azul.

La hora dorada

En este período de tiempo, la luz gira hacia tonos rojizos, naranjas, amarillos y dorados (temperatura de color cálida). Como el Sol está a baja altura, se producen sombras largas y la luz es difusa y de bajo contraste. Es un tipo de luz ideal tanto para realizar paisajes como retratos a contraluz para crear cierto tipo de clima o atmósfera. Sobre el final de esta fase al atardecer (o al principio durante el amanecer) es cuando se obtienen fotos de la Luna con colores poco comunes y si se encuentra a baja altura es posible incluirla junto con el paisaje para lograr más dramatismo.

La hora dorada es la que muchos fotógrafos llaman también, hora mágica. Si bien es un momento especial para hacer fotos tanto de paisajes como retratos, con estos últimos hay que tener algunas consideraciones. Muchas veces queremos tomar una foto del atardecer, con el Sol detrás de una persona, lo que se llama contraluz, y al ubicar una persona en primer plano es donde aparecen los problemas. La persona queda oscura, solo una silueta o el cielo queda sin detalle perdiendo toda la magia de esa hora.

Ahí es cuando decidimos activar el flash, tomamos una nueva foto y nos damos cuenta, si prestamos atención que la persona en primer plano se ve iluminada distinto a como lo sería si estuviera iluminada con el sol del atardecer. Esto es lógico porque la luz del flash es similar a la luz del Sol al mediodía, y nosotros estamos haciendo una foto durante el atardecer. La solución que usan los fotógrafos profesionales en estos casos es la de poner un filtro, una especie de celofán naranja delante del flash con el mismo, o similar tono de color que el atardecer.

La hora azul

Es la fase en la que el cielo tiene un color azul intenso. La luz tiene una temperatura de color más fría. Al comienzo por la tarde (final por la mañana) se puede ver un fuerte degradado que va del azul al naranja justo sobre el horizonte donde se puso (o está por salir) el Sol. Es el momento ideal para incluir la Luna dentro del paisaje o las luces de la ciudad que comienzan a encenderse sobre el final del día. La hora azul ocurre justo después de la hora dorada por la tarde (antes de la hora dorada por la mañana). Esta fase se caracteriza también por los colores saturados que toman los objetos.

Cómo anticipar estos momentos

Existen muchas aplicaciones para smartphones y tablets que, si tenemos el GPS habilitado, nos dan la hora exacta en que comienza y termina cada momento. Como es de esperar, estos momentos van a variar de a cuerdo a la ubicación geográfica y la época del año.

La app que más uso yo y recomiendo porque no solo es útil para esto sino que trae valiosas herramientas para todo tipo de fotografías, es Photopills. Es una app paga que compre hace mucho y tal vez hoy sea prohibitiva para muchos. De todas formas buscando en la App Store de Apple como en el Google Play de Android frases como “magic hour”, “golden hour” o “solar watch” van a encontrar muchas apps que hacen básicamente lo mismo.

El cielo rosa

Existe un fenómeno que se da mientras estamos mirando el Sol ponerse sobre el horizonte. Aunque a decir verdad también se da minutos antes que salga al amanecer. Y es común que pase desapercibido ya que es mucho más imponente ver una puesta de Sol. Basta con voltear y mirar lo que sucede a nuestras espaldas.

Minutos que se ponga el Sol, en el lado opuesto, el cielo cambia rápidamente de color y se puede observar la sombra de nuestro planeta proyectada en la atmósfera. Una franja oscura que se eleva gradualmente a medida que transcurren los minutos. Este fenómeno se lo conoce como cinturón de Venus (arco anti crepuscular), y por encima de este el cielo se torna de una tonalidad rosada característica cuando el cielo está despejado.

Sin comentarios

Publicar un comentario