Travesía de Bariloche a Esquel en bicicleta

El mes pasado emprendía mi travesía en bicicleta atravesando la Comarca Andina del Paralelo 42. En este recorrido uní las ciudad de Bariloche y Esquel, pasando por El Bolsón, Lago Puelo y el Parque Nacional Los Alerces. Fue una semana de exigencia física, pero de relax mental. En el camino pude tomar muchas fotos, reflexionar sobre lo que veía y explorar mis sentidos.

24-02-2018 El primer día arranco desde el aeropuerto de Bariloche ni bien termine de armar la bicicleta alrededor de las 14:30 partí rumbo al centro bordeando el lago Nahuel Huapi. En el camino me detuve a almorzar y comprar agua para cargar las caramañolas y la camelbak. Compre frutas y verduras y la bombona de gas para cocinarme. Foto en el Centro Cívico y seguí por Av. Bustillo hasta el empalme con la RP82 que lleva al ingreso al Cerro Catedral y al Lago Gutierrez. Luego de bordear este lago, subí a la mítica RN40 y comencé a bajar hacia el Sur. Mi idea era parar en el camping Ale, a unos 15km pero aprovechando el buen clima y que el sol aún no se ocultaba seguí pedaleando 10km más hasta el final del Lago Gutierrez donde se encuentra el camping organizado Los Baqueanos.

25-02-2018 Salí del camping Los Baqueanos y encare por la RN40 hacia el sur. Mi idea era desayunar en el ACA del Lago Mascardi pero cuando llegue solo había un playero vendiendo combustible. Quise controlar el aire de las ruedas con el compresor de la estación y no funcionaba (esto se repetiría en cada estación de servicio que parara). Use mi inflador a pesar de que no quería estar bombeando. Segui viaje, a mi izquierda aparecio el Lago Guillelmo y luego de este el camino comenzó a tener una pendiende pronunciada durante unos 5km que termino a los 1076 m.s.n.m. A partir de aquí comenzaría un descenso a más de 40km/h por el conocido Cañadon de la Mosca. Continue descendiendo hasta que llegue al acceso al camping Cohuin-Co para pasar la noche. Este camping se ubica a la vera del río Villegas y de aquí se puede acceder a la confluencia de este río con el Manso, y a través de un sendero de la Huella Andina, al Lago Steffen luego de una caminata de 3hs.

26-02-2018 Sabía que iba a ser un día largo. Salí temprano y encare la primera trepada de la ruta. Nuevamente mi idea era desayunar bien, esta vez en El Foyel, y así pude hacerlo. El camino comenzo a descender y luego a subir en la segunda trepada larga. Sabia que era la ultima del día y a partir de ahí el camino iría descendiendo ligeramente durante 50km hasta llegar a Lago Puelo. Pero antes de llegar a este, hice la parada obligada en El Bolsón para almorzar bien y recorrer el lugar. Continué viaje hasta Lago Puelo, unos 17km y pase la noche en el camping.

27-02-18 Salí desde el camping de Lago Puelo camino al acceso a la RN40. Pare en la YPF del pueblo a desayunar y continue viaje. La salida a la ruta se hace bastante empinada pero es pedaleable con paciencia y plato 1 piñon 1. Una vez en la ruta el camino desciende durante unos 6 o 7 km. Hasta El Hoyo, otro pueblo donde abastecerse.

*Cabe destacar que no hay cobertura de celular de la empresa Claro prácticamente en ningún pueblo chico ni en el camino. Solo en las grandes ciudades hay cobertura adecuada de las 3 compañías de telefoía celular (Claro, Movistar, Personal). De las 3 compañías, según comentarios de los locales la que mejor funciona y tiene mayor cobertura es Movistar.

Luego de atravesar El Hoyo por un camino más o menos llano, la ruta comienza nuevamente a ascender hasta que luego de una curva aparece a la izquierda el restaurant El Mirador y un camino de ripio que baja y conduce hasta el Lago Epuyen. Ahí pare en el camping Refugio del Lago. Di una vuelta por el predio municipal que es antesala al lago. A diferencia del resto de los lagos que venía visitando, el Epuyen es un lago que prácticamente no tiene playa. Así que si bien las vistas son hermosas como en toda la Patagonia, no encontré un lugar abierto que de al lago donde se pueda apreciar toda su magnitud.

28-02-2018 Saliendo del camping encaré para el centro de Epuyen que es un pueblo que queda cerca de la ruta. Tiene comercios para abastecerse y hasta un banco por si hay que retirar dinero de su ATM. Saliendo de este se llega a la RN40, otra vez por un camino empinado que hay que encarar con mucha paciencia. Una vez en la 40, queda el último tramo a recorrer de esta hasta el empalme con la RP71 que nos conduce a Cholila. a partir de aquí el paisaje cambia bastante. A derecha al fondo la cordillera, a izquierda a lo lejos montañas más bajas, y en el medio la estepa atravesada por la ruta. Aquí empiezo a sentir un poco más el viento. algunos kilometros antes de llegar a Cholila, diviso una casa de madera que es sin dudas el lugar donde vivió Butch Cassidy un famoso ladrón de trenes y bancos americano que vivió en la segunda mitad del 1800 y termino sus días en la Patagonia. Llego a Cholila, doy una vuelta y termino en la estación de servicios local. Casi todos los días me toco llegar a los pueblos alrededor de las 14:00 y 16:00hs con lo que la única opción para abastecerme eran las estaciones de servicios ya que el resto de los locales comerciales estaban cerrados. Continuo hacia el PN Los Alerces. A partir de aquí y hasta Villa Futalaufquen el camino es de ripio , sin embargo, me comento un local que este año comienzan las tareas de asfaltado de la ruta. El camino sube bastante y con un ripio bastante picado, el camión regador va delante mio a unos cuantos cientos de metros y esto evita que el viento levante polvo. Llego a Villa Lago Rivadavia. Continúo el camino de ripio y llego a la puerta norte del Parque Nacional Los Alerces, pago el arancel de entrada y me informan de un camping agreste ubicado a pocos metros. Puerto Cañero, con baños, sin duchas y con proveeduría con atención muy limitada debido a la falta de energía eléctrica, pero bueno, el acampe está parcelado y es gratis!

01-03-2018 Este día lo afronte con mucha tranquilidad ya que era el único día que tenía para atravesar y conocer el Parque Nacional Los Alerces. Sin dudas lo ideal hubiera sido cruzarlo en dos o tres días para conocer la mayor cantidad posible de atractivos. Campings agrestes y organizados hay suficientes como para detenerse y conocer a fondo todo el parque. En mi caso, luego de desayunar frente al Lago Rivadavia, marche por la RP71 hacia el sur con destino Villa Futalaufquen intentando parar la mayor cantidad de veces que encontrara algo que me llamara la atención. A pocos kilometros me encontré con el camping organizado del Lago Rivadavia, ahí compre agua para cargar el camelbak y seguí viaje. Luego de pedalear un rato encontré un sendero con un amigable cartelito con una bicicleta que indicaba que a pocos metros se accedía al Río Rivadavia. Y así fue que luego de unos divertidos cientos de metros fuera de la ruta llegue a un río de esos rodeados de piedras donde me dispuse a almorzar y disfrutar de la vista un poco más despojada de la mano del hombre, rodeado de árboles y montañas. A partir de aquí el cansancio sobretodo en los brazos por el ripio picado me hizo pensar dos veces antes de bajar a alguna playa para llegar a la costa de los lagos. Así pase de largo la bajada al Lago Verde, que luego me comentó una pareja ciclista que había bajado y que era realmente empinado y les costó volver a la ruta. De todas formas, las vistas que se obtienen desde el camino es magnífica.

Antes de llegar a Punta Matos divise una playita cerca de la ruta y a la que no había que bajar mucho (con el consecuente ascenso posterior), me acerque baje, me moje un poco en el lago y seguí camino. Luego de esta parada el camino sube y baja continuamente. No es que antes fuera llano. Pero las constantes subidas y bajadas de pocos metros hacían que la moral bajara y la cabeza empezara a jugar en contra preguntándome cuanto faltaba para llegar a Villa Futalaufquen. A pocos kilómetros de llegar a la villa, me tope con un cartel que decía que a partir de ahí había señal de celular. Obviamente no fue mi caso porque con Claro no tuve nada de señal. Continué pedaleando hasta que llegue a la bifurcación del camino que lleva a Esquel, Trevelin y a la derecha a Villa Futalaufquen, donde pasaría mi última noche de camping en el Camping organizado Los Maitenes con vista al Lago Futalaufquen.

02-03-2018 Con la excusa de llegar un poco más al Sur encare temprano para la ciudad de Trevelin. La ruta comenzó a abrirse ligeramente hacia el Este. La cordillera detrás y delante aún persistían algunas montañas. Pasa a mi izquierda la Laguna Terraplen, junto al Lago Guillelmo, fueron los únicos cuerpos de agua que tuve de este lado, ya que yendo hacia el Sur, la cordillera y los lagos acompañan siempre por la derecha.

La ruta es toda de asfalto y con poco tránsito hasta llegar a la ciudad de Trevelin. Descanso en su plaza redonda, almuerzo en la YPF doy unas vueltas y encaro los últimos 20km de mi viaje hacia Esquel por la ruta 259. Todo este trayecto tiene 2 pendientes que hacen esforzar el pedaleo, la primera más pronunciada que la segunda.

El camino no esta en buen estado, la banquina descalzada y me todo una hora del día con mucho tráfico. Supongo que al ser la ruta que une Trevelin con Esquel, es normal el flujo de vehículos. Sumado a la ansiedad por llegar, hizo este tramo algo pesado. Pero llegué, y todo lo que había planificado quedo hecho realidad en el momento que pare en la intersección de las avenidas Alvear y Fontana. Busque un lugar para una última foto que registre la culminación de mi viaje pero luego de un par de vueltas no encontre ninguna cartel que hiciera alusión al lugar, esperaba encontrar una plaza con un cartel que diga “Esquel” o “Bienvenido a…” pero no lo encontré. Termine en el ACA.

A continuación fui a una bicicleteria en busca de una caja para embalar la bici, y de ahí a la terminal de omnibus para despacharla hacia Buenos Aires. El día siguiente lo tenía libre para recorrer Esquel ya que me lo había reservado por las dudas que tuviera algún contratiempo y tuviera que hacer alguna parada extra en el camino. Pero por suerte salió todo bien y lo aproveche para hacer el viaje en la Trochita.

Sin comentarios

Publicar un comentario